• 29/07/2021

Las estaciones de intercambio de baterías de NIO ya van camino de Noruega

Fabricante de vehículos eléctricos chino está llegando a Noruega. Lo que los hace distintos a los demás es su sistema de recarga, el cual se puede hacer a través del intercambio de baterías, el cual toma unos 3 minutos, en puntos de NIO ubicados en ciudades y carreteras. Claro esto además de la carga en hogar.

NIO es una empresa cotizada en bolsa que fue fundada en China en 2014 y tiene su sede en Shanghái. Su primer vehículo eléctrico, un deportivo de dos plazas llamado EP9, fue el estandarte para presentar la marca al público y a la industria en noviembre de 2016. En cinco años, NIO se ha consolidado como un fabricante sólido con aspiraciones fuera del mercado chino. Su oferta ha aumentado, especializándose sobre todo en los SUV eléctricos, cuya gama está compuesta por el ES8, ES6 y EC6 a los que se unirá el ET7, una berlina eléctrica que promete ser el coche eléctrico más avanzado de la compañía por su tecnología y sus 1.000 kilómetros de autonomía gracias a las baterías de electrolito sólido.

Sin embargo, tal y como le ocurre a Tesla, NIO va más allá de ofrecer coches eléctricos que atraigan a sus clientes. Su diferenciación y su fuerza comercial está en la recarga. En su caso, la estrategia se centra en el intercambio de baterías, una tecnología que se implementa en todos sus coches eléctricos y que ha evoluciona en China con el apoyo del gobierno, mientras que en el resto del mundo se ha descartado por su escasa aceptación.

Tomada de HE (Híbridos y eléctricos)