• 23/05/2022

Ley España: las mascotas son seres con sensibilidad y miembros de la familia.

Tener una mascota en España hoy en día es más habitual que tener hijos. Quizás por ello y, en previsión de que no se los maltrate o no se les dé un correcto trato, las leyes se modifican: el pasado 5 de enero entró vigor una regulación que indica que los animales dejan de ser legamente cosas para ser considerados seres vivos dotados de sensibilidad. ¿Qué dice esta nueva ley? Adriana Rodríguez, socia de Vestalia Asociados y experta en derecho de animales explica que “estos forman parte de nuestra familia y, quienes tenemos la suerte de compartir nuestra vida con ellos, sabemos que haríamos cualquier cosa por procurarles su mayor bienestar”. “Precisamente”, agrega, “por lo que significan y representan los animales en nuestras vidas y en nuestra sociedad, se hacía muy necesaria la reciente y relevante reforma de nuestro ordenamiento jurídico que, no solo les reconoce su cualidad de seres vivos dotados de sensibilidad, sino que adecua la normativa a la naturaleza de las relaciones, particularmente las de convivencia, que se establecen entre los seres humanos y los animales”.

Esta reforma, “afecta muy particularmente a nuestro Código Civil que introduce preceptos destinados a concretar el régimen de convivencia y cuidado de los animales de compañía en los procesos de crisis matrimoniales. Y en los procesos de separación o divorcio de mutuo acuerdo o amistoso, en los que exista un animal como miembro más de la familia”, añade. “El convenio regulador deberá contener una cláusula o estipulación en la que se deberá dejar establecido”, prosigue, “teniendo en cuenta el interés de la unidad familiar y el bienestar del animal, la modalidad de reparto de los tiempos de convivencia y cuidado si fuere necesario, así como las cargas asociadas al cuidado del animal”. “Y el acuerdo al que hayan llegado las partes será válido siempre y cuando no resulte gravemente perjudicial para el bienestar del animal. Asimismo, podrá modificarse el convenio o solicitarse modificación de las medidas sobre los animales de compañía si se hubieran alterado gravemente sus circunstancias”, concluye esta experta.