• 23/05/2022

Grandes marcas piden pacto mundial para reducir la producción de plástico

Marcas internacionales como Coca Cola y PepsiCo pidieron el lunes un pacto global para combatir la contaminación plástica que incluye recortes en la producción de plástico, un área de crecimiento clave para la industria petrolera.

Los funcionarios mundiales se reunirán en una conferencia de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA 5.2) a finales de este año para comenzar las negociaciones sobre un tratado para abordar una crisis de desechos plásticos que está asfixiando los vertederos, saqueando los océanos y matando la vida silvestre.

No está claro si algún acuerdo se centrará en la gestión y el reciclaje de residuos o tomará medidas más duras, como frenar la producción de plástico nuevo, una medida que probablemente enfrentará la resistencia de las grandes empresas petroleras y químicas y de los principales países productores de plástico como Estados Unidos.

Los más de 70 signatarios de la declaración conjunta del lunes incluyen empresas de bienes de consumo como Unilever y Nestlé, que venden una gran variedad de productos en plástico de un solo uso, desde champú hasta barras de chocolate, así como el minorista Walmart y el banco francés BNP Paribas.

“Estamos en un momento crítico para establecer un tratado ambicioso de la ONU”, dijo el comunicado, y señaló que cualquier acuerdo debería “reducir la producción y el uso de plástico virgen”.

“UNEA 5.2 es el momento decisivo y más auspicioso para cambiar el rumbo de la crisis mundial de contaminación plástica. No podemos permitirnos perderlo”, dijo el comunicado.

Se ha reciclado menos del 10% de todo el plástico que se ha fabricado, y una investigación de Reuters el año pasado reveló que las nuevas tecnologías de reciclaje promocionadas por la industria del plástico han luchado para combatir el problema.

Mientras tanto, se prevé que la producción de plástico, que se deriva del petróleo y el gas, se duplique en 20 años. Esta es una fuente clave de ingresos futuros para las grandes empresas de energía, ya que la demanda de combustibles fósiles disminuye con el auge de las energías renovables y los vehículos eléctricos.