• 30/01/2023

El mandato de Bob Chapek estuvo marcado por errores políticos dentro y fuera de Disney

Bob Chapek inicialmente guardó silencio sobre el controvertido proyecto de ley de Florida que prohíbe las discusiones sobre identidad de género en las aulas escolares. Ahora está diciendo “Adiós, Disney (DIS)”.

El inestable mandato de dos años y medio de Chapek al frente del gigante del entretenimiento tuvo algunas victorias. Superó la pandemia de covid-19, que cerró parques temáticos en todo el mundo y detuvo la producción de películas, aumentó la base de suscriptores de Disney+ y se mantuvo firme frente a un inversionista activista.

Pero Disney hizo el sorpresivo anuncio el domingo de que su venerado ex CEO Bob Iger regresará como director de la compañía.

Chapek, quien se desempeñó como presidente de Disney Parks, Experiences and Products antes de reemplazar a Iger, dejará el cargo de inmediato.

¿Por qué? La caída de Chapek se debió, al menos en parte, a su respuesta fallida al controvertido proyecto de ley de derechos de los padres en la educación de Florida , denominado el proyecto de ley ” No digas gay” por los críticos. Sus decisiones tuvieron efectos de largo alcance tanto en la reputación de Disney como en el estatus de “nación favorecida” de la compañía en el estado.

A principios de este año, Disney enfrentó crecientes críticas por no tomar una postura pública sobre el proyecto de ley. La ley prohíbe a los educadores debatir sobre orientación sexual e identidad de género en algunas aulas.

Chapek terminó provocando una tormenta política, a pesar de sus esfuerzos iniciales para mantener a la empresa fuera de la política. (Iger había condenado públicamente el proyecto de ley en Twitter).